jueves, 5 de mayo de 2016

Amancio Ortega no tiene toda la culpa.

¡Buenas cobicobayas!

Hoy os traigo un temita que tengo un poco repetido pero del que nunca me cansaré de hablar. Si, efectivamente, hablemos de curvas. ( Sí, a lo grande)

La cuestión es la siguiente. Siempre he culpado con mi dedo acusador al señor Amancio Ortega por no incluir en sus tiendas tallas superiores a la 40 (en ocasiones 42) pero que en realidad son 36/38 camufladas. Es por ello por lo que le tengo hecha la cruz a las tiendas del grupo inditex y me entraba sarampión cada vez que intentaba entrar en alguna de sus prendas.

Por si os lo estáis preguntando, no, no soy una bola de demolición. Tengo una 42 y mido 1,77. Una talla bastante normal para mi, y con la que no me considero para nada gorda. Por que siendo sinceros. Si yo soy "gorda"... ¿Qué son las mujeres con tallas superiores a mi?

Pues siguiendo con esta pequeña tertulia, os voy a contar mis peripecias cuando decidí entrar en Sprinter a comprarme una mallitas de deportes monísimas de la muerte que tienen ahora con descuento.


Lo primero que me llamó la atención fue que el tallaje no iba por número, sino por letras, así que pensé, en mi dulce ignorancia, que una L me quedaría bien. Pero os aseguro que cuando vi el ancho de esas mallas pensé que iba a necesitar una para cada muslo. Pero para no perder la esperanza decidí llevarme varias tallas al probador. Y aquí se me vino el alma a los pies...

¡¡La talla que me quedaba bien era UNA DOBLE XL!!

¿Pero esto que es? 

Asustada le pregunté a la dependiente por tal aberración de la vida, y me dijo con una sonrisilla un poco falsa. " es que los tallajes vienen un poco pequeños"...¿Un poco? ¿Sólo un poco?

Totalmente resignada y atraida por el precio de la prenda, decidí llevarme solamente una. Ya que no quería que en mi armario hubiera demasiadas tallas aberrantes.

Y es aquí donde quiero poner la puntilla. Señores diseñadores y demás encargados del tallaje, ¿En que estáis pensando? Ahora mismo me pilláis en una edad mas adulta en la que soy consciente de las cosas, pero yo tengo el mismo cuerpo desde mi adolescencia, y os aseguro que me habría deprimido profundamente. Seguramente se me hubieran quitado las ganas de comprarme nada, y posiblemente hubiera buscado otra manera de perder peso, ya que no podía hacer deporte porque no tenía mallas.

Aunque cada vez veo mas mujeres de tallas "normales" en las pasarelas, no veo que ese movimiento esté llegando a las tiendas. Es mas, juraría que todo lo contrario.

Para terminar este tema, os invito a ver el siguiente video de Holly molly donde habla de un tema muy parecido.


Y con esto termino mis experiencias en el mundo de la absurda moda.

Espero que os haya gustado este post, y que si tenéis alguna duda, lo dejéis en los comentarios.

Cómo ya sabéis, también podéis encontrarme en mi canal de youtube y en nuestro instagram.

También he abierto hace poco snapchat. Si queréis seguirme mi usuario en Linx..

¡¡Allí os espero!!

Un beso.